Cuidados

CUIDADO DEL TATUAJE

El cuidado posterior es el aspecto más importante para obtener un tatuaje perfecto.

  

# 1 - Lávate bien el tatuaje después de quitar el vendaje / envoltura:
Lávese el tatuaje a fondo (pero con cuidado) con agua tibia y un jabón neutro (jabón de pan o glicerina sin alcohol o fragancia) para eliminar el exceso de sangre y plasma secos.
# 2 – Secar el tatuaje después de limpiarlo
Use una toalla de papel limpia para secarse el tatuaje suavemente. NO FROTAR.
# 3 - Aplicar una pequeña cantidad de loción
Después de limpiar su tatuaje, asegúrese de que el área esté COMPLETAMENTE seca antes de aplicar una capa muy delgada del producto / loción de cuidado posterior que haya elegido para ayudar a humectar y nutrir el área. Aplicar crema por lo menos 3 veces al día durante 2 semanas.
# 4 - Lávate el tatuaje regularmente
Continúe usando un jabón sin fragancia y agua tibia para limpiar su tatuaje al menos una vez al día. Siempre recordarse de tener las manos limpias en el momento de pasar la crema curativa.
# 5 - No levantar y tirar de la piel descamada
No refriegue, no saques las cascaritas, no frotes el tatuaje eso puede retrasar la curación, causar decoloración y aumentar las posibilidades de infección.
# 6 - Mantente alejado del sol
No exponga su nuevo tatuaje a la luz solar intensa y no aplique ninguna loción solar en el área hasta que haya cicatrizado por completo.
# 9 - Manténgase alejado del agua
Todos los cuerpos de agua pueden contener bacterias desagradables que pueden arruinar un nuevo tatuaje si no tienes cuidado. No vayas a nadar ni en pileta, ni en el mar o rio. Nada de sauna.
# 10 – Evite contacto directo con la suciedad
Nunca acostarse directamente en el piso, o zonas sucias como colchonetas de gimnasio, tatami de clases de artes marciales, reposeras de club, etc…

Una vez que haya sanado, mantenga su tatuaje bien protegido del sol y asegúrese de continuar humectando el área con regularidad. Una piel sana significa un tatuaje de aspecto saludable.